Rodríguez2_1110X90.gif
  • Agustín Ceres

“Está buena la vida de jugador de esports porque te dedicás a lo que te gusta”

Actualizado: jun 9



El joven competidor Ayrton Villalba nos cuenta cómo es la vida del gamer, sus aspiraciones, rutinas, la competencia y las exigencias de una disciplina en constante desarrollo, con un presente y un futuro muy prometedor.






No es novedad el hecho de que los esports están en constante crecimiento y esto se ve reflejado en las organizaciones y los jugadores que lo llevan adelante. Torneos con premios multimillonarios, millones de jugadores en todo el mundo y promesas de una carrera haciendo lo que la mayoría soñamos cuando chicos: jugar videojuegos.


Ayrton Villalba, de 22 años, juega al LoL (League of Legends) desde el 2015. El LoL es un videojuego del género multijugador de batalla en línea (MOBA), con un poco más de 10 años de trayectoria en el mercado de los deportes electrónicos, y que consiste en el enfrentamiento de dos equipos de hasta 5 jugadores cada uno, los cuales consiguen la victoria al destruir la estructura central, llamada Nexo, del equipo contrario.


Ayrton o Chief, como se hace apodar dentro del mundo del LoL, viene de un 2019 de gran crecimiento en el circuito nacional, año en el que empezó a tomarse el juego de manera más profesional, y en donde quedó en cuarto puesto. “El año pasado clasifiqué, que era el objetivo que quería lograr este año. Lo logré, dos veces, pero es como un ascenso, como en el fútbol. Son 3 torneos que se juegan, una vez que salís entre los primeros 4 de esos torneos, hacés una suma de los puntos que sacaste en esos 3 torneos. Tenés que jugar el ascenso contra el que está descendiendo. Es una relevación”, relata.


La competitividad y requerimientos del juego para poder estar en lo más alto son cada vez más imponentes. Chief entiende que esta actividad requiere sacrificio para poder desempeñarse al top: “el Split pasado, Split se le dice a la temporada, jugué con mis compañeros, con mi equipo y entrenábamos como animales, como unas bestias. Jugábamos todo el día, hasta que nos dormíamos. Nos levantábamos y seguíamos entrenando. A no ser que tengamos que hacer algo rutinario como ir a estudiar o trabajar, etc.”, explica. Y agrega que entrenaban “normalmente 8 horas o más, era como un laburo”.


Otro aspecto central en el entrenamiento para el joven gamer son los factores de concentración y reflexión ya que “si no practicás con la cabeza, te estás chocando la cabeza contra la pared”. Ayrton destaca el rol constante de la autoevaluación: “si vos querés mejorar tenés que ver. Por ejemplo, las partidas que vos jugaste, reverlas, mirar los errores que cometiste, y una vez que lo aprendiste, ya la partida que viene no cometerlos”.


La mecánica del LoL requiere de desempeño tanto individual como grupal. Los equipos están distribuidos en cinco posiciones: Toplaner o Top, Jungla o Jungler, Midlaner o Mid, Tirador o Carry y Apoyo o Support. Cada uno de estos roles posee características diferentes que hacen a la dinámica del desarrollo de una partida. “Yo juego de medio, el cual se encarga de empujar la línea, es decir matar a los súbditos. Los súbditos son bichos que genera el juego y que defienden tu base y tus torres”, explica Chief y adiciona que “es el rol más fachero”.


Después de un 2019 de mucha exigencia, Ayrton se encuentra con un 2020 un poco más alejado del gaming, lo cual se refleja en una merma en su clasificación: “Ahora estoy en Diamante 1, bajé de la división máxima que es Retador. Bajé porque dejé de jugar un poco. Antes estaba muy enganchado y ahora lo dejé un toque”, concluye.


Para estar al tanto de sus novedades podés seguir a Chief en su cuenta de Twitter o en su canal de Twitch.

Secuencia 01.gif
Secuencia 01_1.gif
4.gif
Secuencia 06.gif
GIFDarodontologia (1)_2.gif
WhatsApp Video 2019-09-29 at 21.03.26.gi
WhatsApp Image 2020-05-17 at 18.49.43.jp
  • Grey Facebook Icon
  • Grey Instagram Icon
  • Grey Twitter Icon