• Estación Online

Desgarrador relato: «Me la mató este hijo de mil put*»







Me la mató el “hijo de mil p***, la verdad que no hay palabras, no se explica. Y encima el hijo de mil p*** fue a trabajar toda la mañana conmigo (sábado) y me decía: “no sé a dónde está tu hermana man”… Me decía el forr* y la tenía enterrada en el patio el hijo de mil p***. No se puede creer. Contó el hermano de la víctima, en medio de un dolor inmenso, en un audio de WhatsApp sobre el comportamiento de quien fuera sindicado como uno de los asesinos de Julieta, y que durante la mañana de este sábado realizó trabajos de albañilería junto al hermano de la propia víctima, quien también es albañil, evadiendo en todo momento a los comentarios sobre dónde estará Julieta.



En la localidad de Chañar Ladeado hubo una movilización frente a la Comisaría local, ya que el detenido por el crimen confeso de Julieta había sido trasladado desde Berabevú hacia un calabozo en la Comisaría de Chañar. La multitudinaria presencia de personas exigiendo Justicia hizo que las autoridades Policiales decidan sacar al acusado, vestido con ropa de policía para que no pueda ser reconocido por la gente, y llevarlo a un pabellón de mayor seguridad hasta tanto el Fiscal interviniente lo impute y se determine seguramente al prisión preventiva.



En las redes sociales, se viralizó un texto que representaba la reconstrucción de lo vivido por Julieta, bajo el título “Lo cuento yo porque Julieta Delpino no puede!!!

«Salí de casa como todos los días, era un lindo día, hacía un poco de frío, me abrigué y salí en bici con la compañía del solcito hasta mi trabajo. Llegué al kiosco, la gente conocida de siempre, con barbijos y respetando la distancia. Pasaron las horas, con hambre le escribí a mamá que me caliente la comida, que terminaba y salía para casa. Agarré mi bici y partí para mi casa pero dos cuadras antes me esperaba el peor destino, estaba Cristian R. en su auto, me metió dentro de él a la fuerza. Mi mamá mientras tanto me estaba esperando con la comida calentita como yo le había pedido. Pasaron las horas y mamá empezó a preocuparse, me llamó y mi celular estaba apagado. Me salió a buscar por todo el pueblo, todo el pueblo salió a buscarme; quizá tenían la esperanza de encontrarme de alguna amiga pero yo nunca me iba sin avisar antes. Mami no llores, acá estoy. Cristian R. me secuestró, violó y enterró en su patio.»


Fuente: Casilda Virtual




Estación Online
  • Grey Facebook Icon
  • Grey Instagram Icon
  • Grey Twitter Icon